Tras muchos años dedicándonos a la instalación de aire acondicionado en Palma de Mallorca sabemos que aún hay muchas personas que siguen pensando que los aparatos de aire acondicionado son los responsables de muchos problemas de salud en las personas, algo que es completamente falso. Son aparatos que están pensados y diseñados para proporcionar situaciones de confort, una función que cumplen a la perfección cuando se utilizan correctamente, aunque hay que reconocer que, si el uso no es el adecuado, ser causantes de algunos problemas.

Pero con los coches, por ejemplo, ocurre algo muy similar. Bien utilizado el coche cumple su función de trasladarnos de un sitio a otro, pero en manos de un conductor imprudente que no respeta los semáforos o conduce después de haber bebido unas cuantas copas, también puede ser causante de problemas.

El secreto de una instalación de aire acondicionado en Palma de Mallorca es que sea capaz de mantener una habitación, una casa o un lugar de trabajo a una temperatura idónea. Aunque éste sea un término algo subjetivo. Una temperatura de 22 grados, por ejemplo, puede darnos sensación de calor en pleno invierno, cuando entramos en casa si en la calle hay sólo 5ºC. Pero, por el contrario, en pleno mes de julio, con 39ºC en la calle, esos mismos 22 grados pueden dar la impresión de un fresco agradable.

Cuando se trata de graduar la temperatura ambiental, los técnicos de Climatics siempre recomendamos ajustar los aparatos de manera que no existan excesivas diferencias entre la zona climatizada y el exterior. Una diferencia mayor de 10ºC de temperatura puede provocar sudoración excesiva, mareos, catarros o, incluso, un golpe de calor.